Marketing Social de la Salud

salud y bienestar

salud y bienestar

El marketing social como instrumento de programas de prevención y cuidado de enfermedades, es una de las más antiguas y difundidas aplicaciones que tiene esta especialidad.

Como ha sostenido el autor Manoff, el marketing social “ofrece un enfoque disciplinado para la promoción de la salud pública y los esfuerzos de comunicación”.

El marketing social es un instrumento para promover la salud pública para alcanzar el bienestar sanitario de la población y su tarea, es eminentemente preventiva.

Por ello, los programas de este tipo, para poder alcanzar la meta fijada, deberían considerar lo siguiente:

  1. Se debe seleccionar un grupo de destinatarios específicos para el programa, por lo que una buena tarea de segmentación no debería pasarse por alto.
  2. Centrarse en el destinatario, con sus deseos y necesidades. Para poder lograr una respuesta positiva, primero hay que saber entender al destinatario.
  3. Estos programas, no deben limitarse a informar y educar, sino trazarse como meta que el destinatario adopte el comportamiento propuesto: vacunarse, someterse a control médico periódico, comience a tratar su enfermedad, etc.  Esto tiene que poder ser medible, para poder hacer una eficaz tarea de evaluación del programa.
  4. El programa debe transitar por todas las etapas de cambio de comportamiento: preconsideración, consideración, acción y mantenimiento.
  5. Facilitar en todo lo que sea posible, por ejemplo con capacitación, que el destinatario realice la acción propuesta por el programa
  6. Trabajar con las cuatro P´s del marketing social: producto social, precio, promoción y provisión y  no limitarse a la comunicación, por mejor que esté articulada. Por supuesto, que es necesario articular una buena comunicación, pero los demás elementos también son importantes y no deben ser descuidados.
  7. Al desarrollar el producto social, no dejar de identificarlo con una marca y desarrollar una estrategia de promoción que estimule al destinatario a participar del programa.
  8. No dejar de hacer una prueba del programa, antes de iniciar su ejecución. Realizar entrevistas con los destinatarios, observar cómo funcionan los incentivos.

Estos son los elementos que a nivel general, considero necesarios en los programas de marketing social de la salud. Después cada programa, según sea la enfermedad que se desee abordar, agregará otros elementos que formarán parte del programa, según sea la necesidad pero estos que he mencionado, no debería faltar en un programa de marketing social de este tipo, pues el marketing social ofrece al agente de cambio, una oportunidad para atraer la atención del destinatario y motivarlo a participar del programa.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s