El marketing social puede ayudar en la prevención de la bronquiolitis

Según se puede observar, los casos de bronquiolitis están aumentando.
Por ello, sería conveniente considerar en el futuro, para que la población esté mejor preparada y no se alarme, el desarrollo de un programa de marketing social, que contemple los siguientes puntos:
1) Elección del público al que se va a dirigir: Por ser los niños, quienes pueden verse afectados por la enfermedad, es conveniente dirigirla principalmente a los padres, que este caso sería el público objetivo del programa.
2) Trazar un objetivo claro para el programa, que este caso debe hacer hincapié en estos tres puntos:
a) Hacer una rápida consulta al médico, cuando se presenten los primeros síntomas.
b) Explicar al público objetivo cómo hacer para detectar la enfermedad.
c) Explicar qué se puede hacer en el hogar para que la enfermedad sea más llevadera para el paciente.

En este tipo de programas, la colaboración de los medios de comunicación social es esencial, para la difusión de este tipo de recomendaciones, como también, la distribución de material gráfico en escuelas y comercios.
Pero como un programa de marketing social no se agota en la comunicación, se deben brindar servicios, como por ejemplo la instalación de hospitales móviles para llevar a atender a los chicos, principalmente en zonas carecientes, dado que muchas veces la gente que vive allí no tiene recursos como para viajar hasta el hospital más cercano. Ante estos cuadros, se hace necesario la vacunación completa y gratuita, la entrega también gratuita de los medicamentos para atender la enfermedad y la entrega de un folleto explicativo a los padres para que estén en condiciones de seguir la evolución del niño y estén alertas ante la aparición de señales de empeoramiento del paciente.

El programa debe incluir una campaña para las mujeres embarazadas, que debe poner énfasis en la importancia de controlar en embarazo desde el primer trimestre, en no descuidar la lactancia materna y en el cumplimiento riguroso del programa de vacunación pertinente.

Es importante no descuidar este otro aspecto del programa, que es el de los cuidados que se deben observar en el hogar, donde se destaca lo siguiente:

Lavarse las manos con frecuencia.
Mantener alejados a los lactantes, de quienes están resfriados o tienen tos.
No exponer a los niños al humo del cigarrillo.

Como es lógico, para que la comunicación tenga un buen efecto, debe estar adecuada al segmento al que se dirige.

Finalizado el programa se deberá realizar una evaluación, para analizar que aspectos de la estrategia funcionaron bien y cuales no, lo que se tendrá en cuenta en el diseño de futuros programas.

Por supuesto que todas estas acciones, se deben planificar con antelación y no esperar que lleguen los primeros fríos para hacer una campaña, pues eso genera preocupación en los padres y desbordes en los centros hospitalarios, que terminan por empeorar el nivel de atención que reciben los pacientes.

La bronquiolitis no es una enfermedad desconocida, por lo tanto, informando bien a la población y poniéndole a disposición adecuados servicios, disminuir los efectos de esta enfermedad es posible.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s