Meningitis: precisa una adecuada campaña de prevención

 Los sucesivos casos de meningitis que se están produciendo, están marcando la necesidad de realizar una campaña de prevención más profunda.

Las recomendaciones que se pueden encontrar en los sitios web de los Ministerios de Salud de la Nación y la Provincia de Buenos Aires, resultan insuficientes como forma de informar a la sociedad.

Según el ministro de salud bonaerense, los casos de meningitis están en cifras similares a los del año anterior. Pero una buena política sanitaria, debe apuntar a que los casos disminuyan de un año a otro y no a que se mantengan en valores similares, pues eso significa, que no se ha progresado en la prevención de la enfermedad.

Teniendo en cuenta, que esta enfermedad, generalmente se manifiesta entre el final del verano y en la primera parte del otoño, y ya sabiendo las autoridades que en el año anterior hubo más de 200 casos, era de esperar que se desarrollaran acciones, que implicaran el diseño y desarrollo de un programa de prevención que permitiera enfrentar a la enfermedad, en mejores condiciones que el año anterior. Dado que la cifra no me parece pequeña, si se considera que esta enfermedad, afecta con frecuencia a los niños.

En este sentido, el marketing social puede hacer un aporte interesante, en el desarrollo de un programa que ante todo, realice una investigación que averigue, entre otras cosas, el grado de conocimiento que la población tiene respecto de la enfermedad, especialmente sobre sus riesgos, para poder segmentar al público en diferentes grupos de destinatarios, a quienes se dirigirá un programa acorde, que no sólo se limite a educar e informar, sino tambien, a enfocarse sobre el comportamiento del público objetivo, para que éste adopte las acciones necesarias, para prevenir o detectar en forma temprana los cuadros de meningitis.

Para ello, se necesita desarrollar una cuidadosa comunicación, según sean los públicos a los que se dirige. Ésta no debe limitarse al uso de los medios de comunicación social, sino también, se le debe integrar una estrategia promocional en los hogares, escuelas, centros comerciales, paseos públicos, etc, para que la población pueda apreciar la importancia de adoptar un comportamiento que contribuya a la prevención de la enfermedad y a reconocer los síntomas que la caracterizan.

Este programa requiere de ensayos, controles apropiados y sobretodo, de una detallada evaluación final, que permita revisar la estrategia y hacer las correcciones que sean necesarias, con vistas a la realización de  futuros programas, que apunten a disminuir en el tiempo, el impacto de la enfermedad en la población.

Siempre es posible hacer algo para mejorar la situación de un período a otro, pero parece, que es más fácil justificarse que obrar con diligencia.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s