El aporte del marketing social para la causa de la prevención de accidentes de tránsito

Muchos piensan, que si se introduce al marketing como instrumento de las causas sociales, se corre el riesgo de convertir a estas en mercancía. No es así, el marketing es una técnica y como tal, no es buena ni mala en sí misma, lo que la convierte en mala o buena es la intención con que se la usa.
Por ello, si la intención es promover un cambio social favorable, es bueno poner al servicio una causa social, una técnica proveniente del mundo empresario, mucho más, cuando a través de su uso podemos conocer a aquel a quien nos queremos dirigir, por medio de una campaña.
Porque de eso se trata el marketing social, de conocer al destinatario. Conocer lo que siente y lo que piensa, para entender porqué obra de determinada manera, para luego dirigirnos a él, de una manera apropiada, que influya en su comportamiento en forma favorable.
En el caso de la problemática de los accidentes de tránsito, leyes, controles, educación y comunicación, existen, todo lo que se hace en esos ámbitos puede ser mejorable, pero existen. Por eso, no debería ser tan mala la tendencia que tiene la problemática. Para poder revertirla, se debe entender el comportamiento de los conductores, en especial: ¿Porqué quienes conducen, no valoran más el llegar sanos y salvos a destino, antes que conducir a alta velocidad para llegar rápido adonde vayan?
Para eso, se precisa diseñar un producto social eficaz, esto significa presentar el hábito de conducir con prudencia, de una forma que genere una respuesta favorable de parte de los destinatarios.
Para tener éxito, es necesario segmentar a la población según diferentes criterios. Pues no es lo mismo, hablarle a un joven que un adulto, a un soltero que a un casado, a una mujer que es madre que a otra que no lo es. A cada segmento hay que presentarle el producto social de una manera atractiva. Pues esa idea tan compartida en general, de que es necesario tener mayor prudencia, de que es mejor llegar sano que llegar rápido y todas las que están vinculadas a estas, es percibida y valorada de manera diferente según sea la persona, de uno u otro segmento.
En síntesis, hay que enfocarse en los destinatarios(conductores) para logar un cambio favorable, dado que se debe conocer bien a quien se pretende influir, para lograr que a través de un programa bien planificado e instrumentado y que involucre a todos, se logre influir favorablemente, a aquellos que tienen la responsabilidad de conducir vehículos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s